Charlando con Mauro Guillén, decano de la Cambridge Judge Business School y miembro del Queen’s College de la Universidad de Cambridge

Esta entrevista pertenece al nº6 de la newsletter: “Proyección exterior de la economía española”. Haz clic aquí para leer la newsletter completa.

Descargar la entrevista

 

«Europa y EEUU deberían aumentar su influencia en África, que va a ser la segunda región más poblada y tiene un potencial económico considerable. Pero lo más importante es no aislar a China, sino sentarse a la mesa y ver cómo nos replanteamos las instituciones globales». 
«La administración sigue apoyando la expansión internacional a través de ayudas crediticias, educación y apoyo a través de las oficinas comerciales en el exterior. Creo que es una estrategia adecuada. Quizás hagan falta más recursos».

Mauro F. Guillén Rodríguez es un sociólogo, economista político y educador en gestión español. Desde marzo de 2021, es el Decano de la Cambridge Judge Business School y miembro del Queen’s College de la Universidad de Cambridge. Hasta julio de 2021, fue profesor Zandman en la Wharton School de la Universidad de Pensilvania y director del Centro Penn Lauder para la Educación e Investigación en Negocios Internacionales. Es el autor más vendido del Wall Street Journal de 2020: How Today’s Biggest Trends Will Collide and Reshape the Future of Everything (2020).

  • ¿Ha entrado la economía internacional en una fase “estructural” de desglobalización?

Pienso que el proceso de globalización es muy complejo y polifacético. Veo que continúa en términos culturales, estilos de vida, flujos de información, etc. En términos económicos y financieros estamos en un compás de espera. Las guerras comerciales y las constantes crisis ralentizan la globalización, pero también seguimos viendo que la economía mundial es interdependiente.

  • ¿Cree que vamos hacia un desacoplamiento, hacia la configuración de dos grandes bloques, uno democrático y occidental, liderado por Estados Unidos y la UE, y otro autoritario, liderado por China?

Esperemos que no. EEUU y China son las mayores economías y están interrelacionadas en términos de comercio, tecnología, inversiones y finanzas. Eso sí, China quiere establecer una esfera de influencia en África, Oriente Próximo, sudeste de Asia, Pacífico sur, e incluso América Latina. Creo que Europa y EEUU deberían aumentar su influencia en África, que va a ser la segunda región más poblada y tiene un potencial económico considerable. Pero lo más importante es no aislar a China, sino sentarse a la mesa y ver cómo nos replanteamos las instituciones globales. Eso sí, también hay que contar con India.

  •  ¿Prevé transformaciones profundas y a largo plazo en las cadenas globales de valor? ¿Asistiremos, como anticipan algunos autores, a un reforzamiento de fenómenos como el reshoring, acortamiento y acercamiento de las cadenas de suministro, regionalización, etc.?

Se harán más cortas, con más redundancias y fusibles, y muy regionalizadas. Pero el péndulo volverá a oscilar en sentido contrario puesto que creo que volveremos a cambiar de ciclo. También veo que las empresas van a mantener niveles de inventario mayores.

  • 2021 ha sido un año muy bueno para las exportaciones españolas, con una tasa de crecimiento superior a las exportaciones de la UE o la zona euro. ¿Qué previsiones cabe hacer para 2022?

Todo depende de la demanda interna y de la competitividad de la economía. Si la demanda interna se desacelera podemos ver un nuevo esfuerzo exportador. Si perdemos competitividad a raíz de la inflación, las exportaciones sufrirán.

  • ¿Hasta qué punto las empresas españolas se están viendo afectadas por los problemas de desabastecimiento, estrangulamientos, etc., en comparación por ejemplo con otros países de nuestro entorno?

Creo que las empresas españolas están sujetas a los mismos avatares que las europeas. Estamos en un mercado único y sobre todo en un espacio comercial común. Por ejemplo, la agricultura y la industria española se ha visto afectada por la guerra en Ucrania de la misma manera que las europeas.

  • A medio y largo plazo, ¿cree que las empresas españolas deben evaluar y reestructurar sus cadenas de suministro, para prever vulnerabilidades y riesgos en las mismas? ¿Debe la Administración desarrollar una estrategia de revisión de las cadenas de suministro a nivel nacional?

Sí, las empresas españolas tienen que cambiar su estrategia de suministro, al igual que las europeas. Creo que el gobierno y la administración tienen que concentrarse en ayudar con los suministros en sectores como la energía y los fertilizantes, pero dejar que las demás empresas tomen las decisiones que consideren más oportunas.

  • ¿Cómo valora las políticas de internacionalización que aplica España? ¿Qué sugerencias de cambios o innovaciones formularía? 

La administración sigue apoyando la expansión internacional a través de ayudas crediticias, educación y apoyo a través de las oficinas comerciales en el exterior. Creo que es una estrategia adecuada. Quizás hagan falta más recursos.

 

Entrevista exclusiva para Club De Exportadores e Inversores.