La colaboración público-privada, imprescindible para la lucha contra el hambre en el mundo