Entrevista a Marcelino Oreja, consejero delegado de Enagás

«La prioridad de Enagás es consolidar su posición en los activos y los países donde ya está presente»

Enagás es un referente en el desarrollo y mantenimiento de infraestructuras gasistas y en la operación y gestión de redes de gas. La compañía comenzó su proceso de internacionalización en 2011 y hoy por hoy tiene actividad en ocho países de Europa y Latinoamérica. Según su consejero delegado, Marcelino Oreja, la prioridad de Enagás es consolidar su posición en aquellos mercados donde está presente: “Seguiremos centrados en Latinoamérica y también en Europa, donde estamos certificados como gestor de red de transporte y donde podemos aportar nuestra experiencia a la hora de impulsar un mercado interior de la energía”.

¿Cuándo comenzó el proceso de internacionalización de Enagás?

Comenzamos nuestra actividad internacional en 2011, con la adquisición del 40% de la planta de regasificación TLA Altamira, en México. En aquel momento, el sistema gasista español había alcanzado un alto grado de madurez y suponía una menor intensidad de inversión en España que en años anteriores. Por ese motivo, decidimos anticiparnos y complementar nuestra actividad en España con un proceso de internacionalización prudente, basado en unos ejes estratégicos claros y unos criterios de inversión bien definidos.

¿En cuántos países están presentes hoy en día?

En ocho países: España, México, Chile, Perú, Suecia y, a través de nuestra participación en Trans Adriatic Pipeline (TAP), en Grecia, Albania e Italia.

¿Y qué porcentaje de la facturación representa el negocio internacional de Enagás?

En 2017 la contribución de los proyectos internacionales en el beneficio neto de la compañía fue de aproximadamente el 15%. Los dividendos procedentes de sociedades participadas estuvieron por encima del objetivo anual fijado.

Entre sus prioridades estratégicas para el año 2020, se encuentra la consolidación global de la planta de regasificación GNL Quintero, en Chile. ¿Qué supone esta planta para Enagás?

Chile es un país estratégico para Enagás y la compañía ha consolidado su posicionamiento en la región gracias a su presencia en la planta de regasificación GNL Quintero, donde es el accionista mayoritario, con una participación indirecta del 45,4%. Ya desde 2017 consolida globalmente en los resultados de Enagás. Esta regasificadora cumple un papel fundamental para Chile. Está estratégicamente ubicada en la bahía de Quintero, en el centro del país y cerca de la capital, lo que le permite dar respuesta a la demanda de gas natural de la zona central del país y abastecer de gas a diversos segmentos como el residencial, comercial, industrial, de transporte y generación eléctrica.

¿Tienen previsto seguir creciendo en otros mercados?

En este momento, la prioridad de Enagás es consolidar su posición en los activos y los países donde ya está presente. Seguiremos centrados en Latinoamérica y también en Europa, donde estamos certificados como gestor de red de transporte [TSO por sus siglas en inglés] y donde podemos aportar nuestra experiencia a la hora de impulsar un mercado interior de la energía.

Varias compañías energéticas europeas han llevado a cabo en los últimos años operaciones de segregación (spin off) para potenciar determinados activos. ¿Contemplan esta opción en Enagás con el fin de impulsar su negocio internacional?

Éste es un tema que, cuando iniciamos nuestro proceso de internacionalización, dijimos que podría ser factible. Entonces ya hablábamos de que este proceso tendría una primera fase, en la que iríamos realizando inversiones muy precisas y que, quizá en un futuro, podríamos agruparlas en una sociedad gestionada junto con un socio a largo plazo. Esto es lo que han ido comentando los medios últimamente y lo recogen también algunos bancos de inversión, que consideran que tenemos un buen track record internacional y que podría ser bueno poner esto en valor y buscar algún socio. Podría ser un buen camino en un futuro, pero a día de hoy no hay nada concreto.

¿Cómo ve el mercado internacional del gas en estos momentos?

Veo un mercado en evolución, cambiante y que puede ofrecer buenas oportunidades a una empresa como la nuestra, con casi cincuenta años de experiencia en infraestructuras (en el desarrollo y la operación de gasoductos, almacenamientos y terminales de gas natural licuado). La Agencia Internacional de la Energía publicó en noviembre 2017 el World Energy Outlook 2017 , que, en su escenario más ambicioso en materia medioambiental, vaticina que “el consumo de gas natural asciende en casi un 20% para 2030 y permanece globalmente a ese nivel hasta 2040”.

Estados Unidos es el primer productor mundial de gas y en 2017 se ha convertido también en exportador neto. ¿Qué implicaciones tiene este cambio?

El hecho de que Estados Unidos se haya convertido en exportador de gas es algo positivo para el mercado. Entre otros factores, está provocando que exista una mayor abundancia de gas natural. Esto hace que en el tránsito hacia su destino final sea necesario contar con infraestructuras de gas natural licuado que permitan el almacenamiento y la recarga de buques. En este sentido, España juega un papel fundamental por su fortaleza en plantas de regasificación.

Frente al cambio climático, la comunidad internacional se ha marcado el objetivo de lograr un modelo energético bajo en carbono. ¿Qué papel puede desempeñar Enagás en este proceso?

El gas natural juega un papel clave en este proceso, tal y como apunta la Agencia Internacional de la Energía en su World Energy Outlook 2017. Es una de las energías más limpias que existen actualmente: reduce en cerca de un 30% las emisiones de CO2 con respecto a otras energías convencionales, reduce sustancialmente los óxidos de nitrógeno y elimina otras emisiones, como son los óxidos de azufre y las partículas. Además, es una fuente de energía competitiva esencial para la industria por su versatilidad y su poder calorífico, y supone una alternativa sostenible a los combustibles tradicionales en el sector transporte. Por otro lado, las infraestructuras gasistas que tenemos están preparadas para transportar gas renovable, como hidrógeno o biogás, otra vía para contribuir a la lucha contra el cambio climático.

¿Qué valoración hace de los acuerdos de libre comercio de la Unión Europea?

Los acuerdos de libre comercio que la Unión Europea anunció en 2006 y que se han ido negociando favorecen la expansión internacional de las empresas europeas y españolas. Estos acuerdos ofrecen a la industria europea nuevas oportunidades de crecimiento, ya que suponen una apertura de nuevos mercados para los bienes y servicios de la Unión Europea; mayores oportunidades de inversión y de protección de las inversiones; un abaratamiento del comercio mediante la supresión de los derechos de aduana y la reducción de la burocracia; la agilización del comercio al facilitar el tránsito por aduana y el establecimiento de unas reglas comunes.

Mayo de 2018