Iberdrola adapta sus proyectos de voluntariado ante la pandemia de COVID-19

Actualmente son más de 2000 los voluntarios que están participando en las 36 actividades puestas en marcha hasta la fecha

Iberdrola
23 de junio de 2020

Con la crisis del coronavirus que estamos viviendo en España, Iberdrola se ha visto obligada a paralizar sus proyectos de voluntariado presencial. El reto ha sido seguir respondiendo a las nuevas necesidades sociales que están surgiendo en el contexto de esta crisis, pero sin ningún riesgo sanitario para sus voluntarios o para los beneficiarios.

Durante toda la crisis están trabajando día a día, rápido y enfocándose en las necesidades según van surgiendo y adaptándose a este nuevo escenario más cambiante que nunca.

Lo primero que hicieron fue ponerse en contacto con las diferentes ONG con las que habitualmente tienen contacto para ver sus necesidades y cómo podían apoyarles.

A continuación, realizaron una detección de las necesidades más urgentes y de los colectivos más afectados, por lo que sus actividades se están orientando a:

  • Emergencia sanitaria. Desde voluntariado corporativo han organizado y apoyado redes internas de voluntarios para fabricar máscaras protectoras con impresoras 3D y mascarillas faciales que se han distribuido a hospitales, residencias de ancianos y residencias para personas con discapacidad intelectual.

También han lanzado una iniciativa pionera “mascarillas por la inclusión” consistente en la realización de mascarillas adaptadas para que las personas sordas puedan reforzar su comunicación mediante la lectura de labios, ya que las máscaras actuales no lo permiten al no verse los labios. Sus voluntarios las están confeccionando y ya las están donando a las principales entidades de personas sordas en España para que sean utilizadas por ellos y por las personas de su entorno.

También han estado enviando desde el inicio mensajes, dibujos, cartas y palabras de aliento a los sanitarios que están trabajando en esta situación tan estresante con objeto de que mantengan su ánimo y a los pacientes de coronavirus para aliviar su aislamiento.

  • Reducción de los efectos emocionales y psicológicos que el aislamiento y el confinamiento producen en los colectivos más vulnerables: Ancianos y personas con discapacidad intelectual principalmente. Los primeros porque son el colectivo al que más está afectando esta crisis, tanto por riesgo de contagio como por aislamiento al que están sometidos; y los segundos porque la cuarentena ha hecho que este colectivo pierda muchas rutinas que tenían perfectamente asimiladas y han tenido que empezar de cero, por ello es muy importante que mientras dure esta situación sigan haciendo actividades de distintos ámbitos para intentar mantener una nueva rutina y que la cuarentena no suponga un parón en su desarrollo.

Los programas principalmente son de mantenimiento de correspondencia, acompañamiento telefónico y otras actividades de ocio innovadoras como la de contar cuentos en formato de lectura fácil.

Algunos de los programas puestos en marcha son:

Colectivos de personas mayores:

  • Sonrisas frente al coronavirus: Esta acción consiste en establecer correspondencia regular con los mayores en residencies. Para evitar que el COVID-19 se extendiera, todas las residencias de ancianos de España fueron cerradas a las visitas de familiares o amigos a principios de marzo. El grupo de edad mayor de 65 años es un alto porcentaje de la población en España, y son los más vulnerables al COVID-19. Los que viven en hogares para ancianos son aún más vulnerables. Por un lado, es importante proteger a esta población contra el virus. Por otro lado, pueden sentirse extremadamente solos debido al actual aislamiento.

Los voluntarios de Iberdrola escriben cartas y las envían por correo electrónico a las diferentes residencias de ancianos, con fotos, dibujos o cualquier otra cosa que quieran adjuntar que pueda provocar una sonrisa de la persona que las recibe. En los centros, estos correos electrónicos se imprimen y se entregan a los ancianos, como las cartas tradicionales. Además, el personal interno les ayuda a responder a los voluntarios y así establecer una correspondencia regular. Esta iniciativa, tal como se afirma en el contenido de algunas de las cartas, busca «evitar unos minutos de realidad a nuestros mayores y transmitirles toda nuestra energía». Cuando la crisis se normalice, se prevén visitas presenciales para que los profesionales de Iberdrola se reúnan con los ancianos con los que se han correspondido y puedan conocerse.

  • Minutos de compañía: consiste en atender y realizar llamadas a personas mayores que están aislados en domicilios, residencias u hospitales para establecer conversaciones que les aporte conexión con el exterior y que les ayuda a reducir la sensación de aislamiento.
  • Mirarte otra vez: Donación de tablets para que los ancianos en las residencias y hospitales puedan ver a sus seres queridos.
  • Arte e ilusión: Las personas que están pasando la cuarentena en residencias, como las personas mayores, personas con discapacidad intelectual o con parálisis cerebral no están gozando de ningún contacto externo, ni siquiera de voluntarios por riesgo a la infección, por lo que sólo el personal de las residencias son los que tienen que amenizar sus días, compatibilizándolo con sus tareas de cuidados. Y muchas veces se quedan ya sin ideas, por lo que los voluntarios están enviando videos con canciones, poesías, música o cualquier otra forma de arte que pueda arrancar sonrisas a estas personas, que en ocasiones incluso no tienen tanta capacidad de escribir ni de hablar pero que sí les llega este tipo de arte.

Colectivo de personas con discapacidad intelectual:

La cuarentena ha hecho que este colectivo pierda muchas rutinas que tenían perfectamente asimiladas y han tenido que empezar de cero. Por ello es muy importante que mientras dure esta situación sigan haciendo actividades de distintos ámbitos para intentar mantener una nueva rutina. Aparte de amenizar la estancia obligatoria en casa, es conseguir que estas personas se sigan manteniendo activas física y mentalmente y evitar, de este modo, que la cuarenta suponga un parón en su desarrollo, además de proveer ese respiro familiar necesario que actualmente no se da.

Las iniciativas puestas en marcha han sido:

  • Acompañamiento telefónico: El objetivo es ayudar a estas personas a continuar con sus rutinas durante el confinamiento, despejar sus dudas respecto al virus y que las personas se sientan integradas. Los voluntarios hacen llamadas diarias a la persona que se les asigna, conversan con ella durante unos minutos y se aseguran de que lleva a cabo rutinas tan importantes como el aseo personal o el ejercicio físico, además de asegurar que se protegen bien contra el virus y enseñarles a diferenciar bulos de información real sobre el virus. Mediante esta actividad también ayudan al desarrollo de habilidades de comunicación y favorecen la inclusión al ampliar la red social de este colectivo.
  • Cuenta cuentos en lectura fácil: Otra iniciativa innovadora es la de contar cuentos tanto a niños como a adultos con síndrome de Down o alguna otra discapacidad intelectual, siguiendo las pautas de la lectura fácil. Existen muchos cuentos on-line, pero la mayoría no están adaptados. La lectura fácil es una técnica de redacción y publicación que tiene como finalidad crear textos sencillos para personas con dificultades de comprensión lectora. Los voluntarios graban vídeos leyendo estas obras infantiles adaptadas, algo que ayuda mucho a esos padres que ya han explicado tantos cuentos a sus hijos que se han quedado sin ideas.
  • Yo puedo: Grabación de vídeos cortos, como herramienta pedagógica, escenificando contenidos para preparar a personas con discapacidad intelectual y enfermedad mental de cara a acceder y mantener un puesto de trabajo en el empleo ordinario, Son aprendizajes imprescindibles para la vida: el acercamiento a la cocina, el uso del transporte, la salud, el cuidado físico, así como la organización económica personal, etc.
  • Debates de actualidad: Preparación de temas de máxima actualidad y debate posterior en grupos mixtos de personas con y sin discapacidad intelectual.
  • Cinefórum: Visualización de películas con valores y posterior puesta en común en grupos mixtos de personas con y sin discapacidad.
  • Contribución a paliar la crisis económica

 

Infancia y familia

  • Operación Kilo COVID-19: Muchos niños en situación de vulnerabilidad realizan la comida principal del día en los colegios que ahora están cerrados. Y las familias que ya estaban en situación de vulnerabilidad ahora lo están más que nunca. Por eso lanzan una Operación Kilo virtual donde los empleados pueden aportar dinero que se transforman en vales de comida para estas familias.
  • Ayuda a IT: Ayuda a que las familias de Save the Children puedan llegar a conectarse a la red de manera eficiente y poder iniciar videoconferencias a través de Teams para que los niños y niñas puedan seguir el apoyo educativo, atención psicológica, etc.
  • Donación de ropa: Los voluntarios seleccionan y clasifican ropa y accesorios de sus armarios durante el confinamiento para que posteriormente sean donadas a tiendas solidarias, cuando la cuarentena termine.
  • Mentoring para búsqueda de empleo y refuerzo de capacidades: Webinarios y píldoras formativas on-line sobre cómo redactar un cv, cómo realizar entrevistas de trabajo, habilidades a reforzar, etc., dirigidos a colectivos vulnerables.
  • Adaptación de todos los programas de voluntariado educativo y de ayuda al desempleo que ya estaban desarrollándose en formato presencial y que están convirtiendo a formato en remoto con objeto de que los beneficiarios puedan acabarlos y no ver interrumpido su impacto. Algunos de ellos son:
  • Luces y Acción: Programa para la mejora de la empleabilidad de adolescentes en riesgo de exclusión a través de la eficiencia energética.
  • Iberdrola con los Refugiados: Programa para la integración de los refugiados en nuestro país y para mejorar la empleabilidad.

Conservación del medioambiente: En línea con la empresa, uno de los principales focos de su programa de voluntariado es la sensibilización hacia el cuidado del medioambiente. Por ello han transformado algunas de sus actividades a formato remoto, para realizar individualmente o en pequeños grupos dependiendo de la fase de desescalada en la que cada comunidad autónoma se encuentre. Las actividades se han seguido realizando junto a colectivos vulnerables, ya que una de las características principales de su programa de VC es la integración e inclusión.

  • Plantación por el Día Mundial del Medioambiente: Distribución de plantones y material para fabricar bolas de semillas que el voluntario plantará de forma individual o en familia en un entorno natural cercano al que podrá acudir para darle seguimiento a la planta. Formación y videos elaborados con códigos QR donde el voluntario tiene toda la información, ahorrando consumo de papel.
  • QuédateEnElNido: Observación de aves urbanas cercanas siguiendo la aplicación E-bird, facilitando datos que servirán a los científicos para conocer mejor a las especies urbanas y así poder proteger su entorno.