«Internacionalizar, apuesta estratégica para el crecimiento»

Balbino Prieto, presidente del Club de Exportadores e Inversores Españoles
José Luis Bonet, presidente del Foro de Marcas Renombradas Españolas y de la Cámara de Comercio de España
Pau Herrera, presidente de la Asociación Española de Directivos
10 de junio de 2015
Diario Expansión

La internacionalización ha jugado un papel clave para mitigar el impacto de la crisis económica sobre el crecimiento y el empleo. Aquellas empresas para las que la internacionalización era ya una apuesta estratégica han podido apreciar hasta qué punto la diversificación de sus mercados ha sido vital para sostener su actividad en los años más difíciles. Para muchas otras, la caída de la demanda interna ha supuesto un estímulo para salir a la conquista de nuevos mercados en el exterior.

El sector exterior está ejerciendo, una vez más, como motor de la recuperación del crecimiento y empleo. España ingresó en 2014 240.000 millones de euros por la exportación de mercancías y más de 100.000 millones por la exportación de servicios. Se trata ahora de que la internacionalización se consolide como un elemento clave del nuevo modelo productivo, en un entorno cada vez más competitivo y globalizado.

Con el objetivo de hacer valer el papel insustituible de la internacionalización para garantizar un crecimiento sólido, sostenible y generador de empleo, cuatro organizaciones empresariales y de directivos hemos unido nuestros esfuerzos para celebrar la III Cumbre de Internacionalización, que tendrá lugar mañana en Madrid.

La evolución del comercio y las inversiones exteriores dan muestra del dinamismo de nuestro sector exterior y de la decidida apuesta de nuestras empresas, grandes y pequeñas, por hacer del mundo su mercado. Cada vez tenemos más empresarios con vocación internacional y más empresas exportando. En 2008 había poco más de 100.000 empresas exportadoras, y hoy estamos cerca de las 150.000. Las de menor experiencia se han enfrentado a un mercado global crecientemente competitivo, con nuevos actores, nuevas barreras y cadenas de valor cada vez más fragmentadas. Si bien para algunas de ellas esta salida puede haber sido una aventura puntual, para otras constituye el inicio de una actividad duradera, que tendrá considerable impacto en su desarrollo futuro. Precisamente, analizar si dicha apuesta internacional es estratégica para las empresas españolas es uno de los objetivos de la Cumbre.

La crisis debe tener un impacto estructural sobre la apuesta de las empresas con la internacionalización, no meramente coyuntural. Hay que reflexionar, pues, sobre el impacto de la crisis en el proceso de internacionalización de la economía española, aprender de los errores del pasado que hayan quedado en evidencia en la recesión, y extraer enseñanzas de las experiencias positivas para esta nueva fase de recuperación. Conviene preguntarse también si las estrategias de internacionalización de las empresas pequeñas, medianas y grandes deben mantenerse inalteradas en este mundo post-crisis o si deben evolucionar y cómo; también, si los sistemas y mecanismos de apoyo a la competitividad e internacionalización de las empresas por parte de las entidades públicas y privadas deben adaptarse a una nueva realidad en continua y rápida evolución. La III Cumbre de Internacionalización se celebra coincidiendo con el inicio de la recuperación económica y la conformación de un nuevo modelo de crecimiento que muestra ganancias de competitividad, generadas durante los años de crisis por los esfuerzos de las empresas en contención de costes y en innovación.

Las intervenciones y debates de esta Cumbre, que es una continuación de las dos que celebramos en los últimos años, ofrecerán una clara visión del estado de nuestro proceso de internacionalización y de sus puntos fuertes y débiles. Prestigiosos empresarios y directivos de empresas de diversa dimensión, distintos modelos de internacionalización y experiencias debatirán sobre las claves de su éxito, las oportunidades que ofrece el mercado global y los principales desafíos a que hay que hacer frente. Abordaremos los factores clave en el proceso de expansión internacional y analizaremos los principales desafíos a los que se enfrentan las empresas españolas en dicho proceso, desde su, en general, insuficiente tamaño competitivo hasta la necesidad de contar con recursos financieros. Además, veremos cómo es fundamental que el proceso de internacionalización de la empresa española se desarrolle apostando por factores de competitividad, como la innovación o la marca, como vía para que los productos y servicios españoles sean diferenciados y competitivos.

En definitiva, esta III Cumbre de Internacionalización constituirá, una vez más, una ocasión inmejorable para debatir y proponer ideas que favorezcan la salida de nuestras empresas al exterior, algo que debe ser un objetivo prioritario y compartido por el sector empresarial y las administraciones públicas.

Solo una mayor competitividad internacional y una decidida apuesta de nuestras empresas por integrarse en la economía global nos permitirán consolidar una senda de crecimiento sostenible, de creación de empleo de calidad y de mayor bienestar para las próximas generaciones.