Entrevista a Luis Villarroya, miembro del Comité Ejecutivo de la Federación Internacional de Ingenieros Consultores

Sólo la creciente presencia de empresas chinas amenaza el liderazgo mundial de las ingenierías y constructoras españolas

España cuenta desde el mes de septiembre con un representante en el Comité Ejecutivo de la Federación Internacional de Ingenieros Consultores (Fidic). Se trata de Luis Villarroya, presidente de Eptisa y vicepresidente del Club de Exportadores e Inversores Españoles. En esta entrevista, Luis Villarroya destaca el alto grado de internacionalización de las ingenierías españolas, “que están consideradas como líderes mundiales”. Sin embargo, identifica tres retos para el sector: aumentar su presencia en Asia y África, adaptarse a los cambios derivados de las nuevas tecnologías y hacer frente a la creciente competencia de las empresas chinas.

¿A qué se dedica la Federación Internacional de Ingenieros Consultores (Fidic)?

Fidic es el representante mundial de las asociaciones nacionales de empresas de ingenieros consultores. Engloba a un total de más de 40.000 firmas con más de un millón de profesionales en más de cien países. Su misión fundamental es promocionar la industria de la ingeniería de consulta en el mundo. Fidic publica, además, los formatos de contratos de construcción e ingeniería más utilizados en el mundo, así como los documentos sobre mejores prácticas en los sectores de ingeniería y construcción, considerados como referentes por la mayoría de los prescriptores sectoriales.

¿Quiénes integran el Comité Ejecutivo de Fidic y cuáles son sus responsabilidades?

El Consejo de Fidic está constituido por nueve miembros elegidos por la Asamblea General de Socios más el CEO de la federación. En estos momentos, las nacionalidades de los miembros del Consejo son de Estados Unidos, Australia, China, México, Suecia, Reino Unido, Países Bajos, Indonesia y España. Las funciones principales del Consejo son llevar a cabo las resoluciones de la Asamblea General de Socios; nombrar a los miembros de los comités y grupos de trabajo, aprobar sus objetivos y monitorizar sus actividades; controlar las finanzas de la federación, y preparar un informe anual y los reglamentos de funcionamiento para presentar a la Asamblea General para su aprobación.

¿Cuál es el grado de representatividad de Fidic?

La representatividad de Fidic es altísima. De hecho, Fidic tiene firmados acuerdos de colaboración con todas las grandes agencias multilaterales del mundo, así como con muchos países de forma bilateral.

¿Cuáles son los retos que tiene Fidic en los próximos cuatro años?

Fidic está en estos momentos en proceso de revisión y adaptación de su plan estratégico, pero existen una serie de retos que se mantendrán en los próximos años, tales como adaptar los modelos de contrato y mejores prácticas a los grandes cambios que las nuevas tecnologías impondrán a nuestro sector, aumentar la interacción entre nuestras asociaciones generando tejidos regionales más potentes, revitalizar todos los programas de formación de Fidic y conseguir ser el referente mundial de acreditación de nuestra industria.

¿Por qué los contratos Fidic son el formato de contrato más utilizado en todo el mundo en el sector de la construcción y la construcción?

Los contratos Fidic son una herramienta que reduce la incertidumbre en la contratación internacional. Son contratos justos para todas las partes y se basan en la transparencia, la eficacia y la facilidad de uso. Establecen un marco conocido y uniforme para cualquier contrato de construcción en cualquier parte del mundo, lo que genera una gran confianza entre las partes.

En el marco de Fidic, ¿existe algún mecanismo para la resolución de conflictos a través del arbitraje?

Todos los contratos de Fidic establecen el arbitraje como medio de resolución de conflictos, con unos procedimientos claros y sencillos que reducen notablemente el plazo y coste de cualquier otro método de resolución.

¿Cuáles son, a su juicio, los mercados que ofrecen actualmente más oportunidades de negocio para las empresas de ingeniería?

Los mercados tradicionales de la ingeniería española fueron los latinoamericanos. No obstante, en los últimos años se está observando una clara tendencia de cambio a otros mercados como los países del Golfo, América del norte y norte de Europa. Asia y África siguen representando una gran oportunidad que aún no se está explorando con suficiente intensidad.

¿Cree que la ingeniería española está bien valorada en el mundo?

La ingeniería española es una de las más valoradas en el mundo. Basta ver que en cualquier licitación internacional de proyectos de obra civil o industrial siempre estará en la lista corta alguna empresa o consorcio español. Tanto las ingenierías como las constructoras españolas están consideradas como líderes mundiales y sólo la creciente presencia de las empresas chinas amenaza este liderazgo.

 ¿Ve oportunidades de colaboración entre las empresas españolas y las chinas en terceros mercados?

Llama la atención que en el ranking mundial de constructoras hay siete empresas chinas y españolas entre las diez primeras y, sin embargo, la colaboración entre ellas es prácticamente nula. Se deben buscar espacios en terceros países para la colaboración venciendo la desconfianza actual. Creo que la iniciativa OBOR [One Belt, One Road] será una magnífica ocasión para explorar vías de colaboración.

¿Cuáles diría que son los retos de las empresas españolas de ingeniería en lo relativo a su proceso de internacionalización?

Partamos de la base de que el sector de ingeniería ya está muy internacionalizado. Los datos que manejamos en Tecniberia dicen que el 80% de nuestra actividad se desarrolla en el exterior. No obstante, en los próximos años nuestras empresas deberán poner más foco en regiones distintas a las que hasta la fecha han sido nuestro caladero y adaptarse al cambio de demanda que nuestros clientes generarán como consecuencia de nuevas tecnologías como BIM [modelado de información de construcción], big data, blockchain

Marzo de 2020